El economista camuflado, de Tim Hardford

Sale de casa dirección al trabajo. Trabaja en un edifico gris en las Ramblas de Barcelona. Tras permanecer 10 minutos en las profundidades del subsuelo, que más que un medio de transporte parece un horno de panes, sale de la boca del metro en el centro de la ciudad condal. Antes de sumergirse en la monótona rutina diaria, pasa por delante de un Starbucks. Entra y se pide un capuchino, doble y sin azúcar. Saca la cartera, paga unos 3 euros y se va.

Esta acción cotidiana, la de tomarse un café cada mañana, pasa desapercibida a vista de cualquier ser humano corriente. En medio del bullicio de las ciudades, y con el trajín de vida de la sociedad actual no hay tiempo para cuestionarse cada una de las acciones o prácticas que día a día configuran nuestra rutina. En cambio, los economistas sí lo hacen. O eso exactamente trata de explicar Tim Harford en su libro “El economista camuflado”. En este libro, el autor trata de explicar a través de la visión de los economistas cómo funciona un sistema, cómo las personas intentan explotarlo y cómo nosotros, como consumidores, intentamos posteriormente protegernos. El británico Tim Harford, economista y columnista de Financial Times, nos narra los principios económicos que se esconden detrás de nuestras actividades cotidianas en su libro “El economista camuflado”, siempre de forma clara, sencilla y amena. Cabe destacar que éste libro ya se ha convertido en best seller mundial con más de 400.000 ejemplares vendidos.

Así pues, allí donde los mortales vemos un simple capuchino, aquel que es economista ve un producto de un sistema complejo. El estudioso económico sabe que el capuchino es producto de un gran esfuerzo de equipo y que, además, nadie está a cargo de este.

El autor, trata de descubrir y hacer entender al lector “la economía de las pequeñas” cosas en 10 capítulos, en los que el economista se camufla entre aspectos de la vida diaria para explicar fenómenos o conceptos económicos.

En el primer capítulo, Harfod nos menciona el tema de la  escasez y del poder de negociación mediante el ejemplo del alquiler. Un alquiler será más caro en Paseo de Gracia que en Horta, ya que en el primero hay escasez de edificios en renta. En el segundo capítulo el economista camuflado se sumerge en un supermercado para explicar cómo y de que maneras se establece la  fijación de precios según la sensibilidad del cliente. En el tercer capítulo haciendo referencia a la película “Mentiroso Compulsivo”, Hardford resalta la importancia de decir la verdad en un mercado para alcanzar una economía eficiente. No obstante, el autor cuenta en el cuarto capítulo que ese “mundo de la verdad” es imperfecto, ya que un beneficio para una persona da lugar a unas consecuencias para terceras, llamadas externalidades. Por ejemplo, el mercado libre no puede dar una solución al problema de la contaminación del tráfico, ya que cada uno de los conductores provoca un sufrimiento en el resto de las personas. Otro problema más del mercado perfecto es la verdad secreta que Harford comenta en el quinto capítulo. Cuando un negociador sabe demasiado y el otro muy poco, el acuerdo se hace imposible. Esto es lo que se denomina “información asimétrica”. Este desequilibrio en la información, al destrozar el mundo de la verdad, puede destruir los mercados perfectos.

El sexto capítulo habla de la locura irracional haciendo referencia a los inversores y la compra de acciones. El séptimo trata sobre las subastas y el peligro de vender aquello que no tiene precio. Los tres últimos capítulos van relacionados; hablan de la pobreza y la riqueza, del abuso de las multinacionales, de la expansión y el progreso de China des de hace ya 20 años y de la situación de pobreza extrema en la llamada “axila de África”, Douala.

El libro está escrito de forma clara, usando un lenguaje sencillo, plano y directo. El autor no utiliza ni tecnicismos, ni expresiones rebuscadas, ni conceptos económicos específicos. Su fin es lograr la correcta descodificación de su discurso por parte de la audiencia o público. Este lenguaje básico dota al libro de una naturalidad real. A partir de ejemplos y situaciones cercanas, El economista camuflado se cuela en la raíz de nuestras acciones cotidianas (tomar un café o ir al supermercado, entre otras) para alertarnos, advertirnos y explicarnos el sin fin de cuestiones económicas que afectan nuestras vidas. Creando esa cercanía con el lector, Tim Harford consigue entablar un discurso fluido, ameno e interesante para todo tipo de lectores. Este libro puede ser leído tanto por expertos economistas como para aficionados a la economía general.

En referencia al contenido y enfoque del libro, creo que Hardford sabe cómo plantear la historia. Es arriesgado y consigue darle un tratamiento original a la economía: de las cosas sencillas de la realidad cotidiana hace un análisis y explica una de las partes del sistema económico o la configuración de un mercado perfecto. Es cierto que se centra en unos aspectos claves como la escasez, el mercado de competencia perfecta, la verdad y deja de lado otros aspectos que se podrían echar en falta. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la economía no puede tomar los casos en su totalidad, se deben dejar algunos elementos para reducir la complejidad que plantea la temática.

Des de mi punto de vista, es un libro muy interesante y entretenido -sobretodo si empiezas a adentrarte en el mundo de la economía por primera o segunda vez-, gracias al lenguaje claro y las ejemplificaciones reales de la vida cotidiana. El autor permite que puedas llegar a entender aspectos básicos simplemente aplicando la economía a asuntos de la realidad.

A modo de conclusión, y aunque des de mi perspectiva el libro se aleja de su hilo argumental en los últimos capítulos, pienso que es una oportunidad para adentrarse en el desconocido mundo de la economía, algo que está en nuestra rutina de forma innata.

Marta Gambín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s