“El hundimiento de la banca”, de Iñigo de Barrón

Ficha técnica

Título: El hundimiento de la banca

Autor: Iñigo de Barrón Arniches

Editorial: La Catarata

Páginas: 288

Sin tapujos. Sin verdades ocultas. Sin eufemismos. Claro, conciso, directo y, sobre todo, necesario. Así es el primer libro del periodista vasco Iñigo de Barrón Arniches, El hundimiento de la banca. Una crónica de la que es la mayor crisis en la historia del sistema financiero español y de la que difícilmente se vislumbra la luz al final del túnel. Un relato que tiene como protagonistas a diversos actores, entre los cuales políticos, banqueros, especuladores, gestores o supervisores, la mayoría de los cuáles dieron un  ejemplo de ineficacia, bravuconería y ceguera sin igual que ahora está pasando factura. De qué forma.

Aunque son muy pocas las cosas que nos sacarían rápidamente de la crisis – y la lectura de un libro no es una de ellas-, la obra de este especialista en información financiera es, como mínimo, un ejercicio sano que permite al lector vislumbrar un esperpéntico ridículo. Concretamente, el que hicieron varios protagonistas de la política y la economía española, digno de una obra de teatro y que en ciertos momentos provocan la risa. Si no fuera porque de aquello que se explica estamos pagando ahora las consecuencias.

Desde los excesos inmobiliarios -en los que la banca fue cómplice primero y víctima después- o la pésima gestión de los gobernadores del Banco de España hasta el escándalo de Bankia, pasando por la caída de Caja Castilla La Mancha o el caos de las fusiones, el autor repasa los hechos más importantes y explica cómo se ha llegado a la actual situación, socialmente insoportable. A diferencia de otros muchos libros de reciente edición y temática similar, las cifras son solo una herramienta que ayudan al lector a comprender la magnitud de los hechos. La documentación realizada previamente y la prestigiosa trayectoria y experiencia que arrastra el autor son algunos de los puntos fuertes que hacen del libro una obra periodística notable. De Barrón se sirve de todo tipo de fuentes para ejemplificar lo que cuenta, como compañeros de profesión, políticos diversos, profesores economistas así como otros especialistas.

El prólogo es, más que nunca, premonitorio de lo que será el libro a posteriori, o séase, una disección de las causas que han llevado a sufrir esta grave crisis desde varios puntos de vista. Un preámbulo que invita a seguir con el libro entre las manos hasta la última página.

Y es que, pese a estar bien redactado y estructurado, el libro es realmente de fácil escribir puesto que gran parte de los datos que se aportan hablan por sí solos. Ante frases como “dos tercios de las casas construidas en Europa entre 1999 y 2007 se localizaban en España” o “en 2007 los bancos y cajas abrieron una media de cinco oficinas al día”, poco más hay que añadir. De Barrón sabe encontrar el equilibrio entre lo general y lo particular, relatando ampliamente las fallidas de algunos bancos y centrándose en las intervenciones de algún que otro protagonista.

Con un tema como el aquí tratado, muchos serían los autores que, por inercia, caerían en la crítica fácil. Sin embargo, el periodista es preciso con sus acusaciones y hasta llega a exculpar alguna figura. La opinión, en muchas ocasiones, esta camuflada y difícilmente se refleja abiertamente.

Pero si hay algo realmente notable de destacar es la sensación con la que se queda el lector tras finalizar la lectura. Si cualquiera de nosotros quisiera  tener en mente toda la cadena de corrupción, errores y despilfarro que se ha desarrollado en España en estos últimos años, tendría que tirar de hemerotecas, con la pérdida de tiempo que esto supone. En cambio, De Barrón nos permite tener, en un solo libro, y con una lectura relativamente rápida, todos los acontecimientos importantes juntos.

Descubrir que los inspectores avisaron de la tormenta al Banco de España, que hizo caso omiso e incluso aumento su derroche; ahondar en la falsa solidez del sistema financiero; conocer la que fue la mecha que prendió la crisis, la caída de Caja Castilla La Mancha; deslumbrarse con la terrible caída de Bankia; o escandalizarse con las estafas de las preferentes y los sueldos high level de según qué personalidades. Esto y más es lo que permite la lectura de esta obra, una buena arma para indignarse, un poco más si cabe, con la situación actual.

David Giménez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s