“Caída Libre” de Joseph E.Stiglitz

Como bien introduce el título alternativo a esta obra, el libro que a continuación se analiza se centra en el gran Estados Unidos. Y el papel que tuvo la doctrina del libre mercado en el hundimiento de la economía mundial.

Así pues en este libro, su autor, el premio Nobel de economía Joseph E. Stiglitz, busca acercar al gran público, de una manera muy entendible, la crisis financiera que ha llevado al mundo entero a una situación de cambio. Persigue que todos aquellos lectores de Caída Libre, lleguen a entender los motivos por los cuales su estilo de vida ha dado un vuelco o por qué ahora deciden sacar el dinero de sus bancos; por ejemplo. Su objetivo es responder las dudas que la mayoría tenemos sobre dónde estalló la crisis de 2008, por qué, qué errores se cometieron, quiénes fueron los culpables, y sobretodo qué soluciones tenemos para salir de ella mucho más reforzados y que del error renazca una economía financiera mucho más sólida y trasparente.images Profesor y catedrático de economía por la prestigiosa universidad de Columbia (Nueva York) parte y se centra principalmente en su país de origen: Estados Unidos. El país en 2008 llevó, a la mayoría de economías mundiales, a su perdición.

Un mundo entero en recesión por culpa de la globalización, un fenómeno con el que Stiglitz se ha declarado sumamente crítico en algunos libros suyos. Una globalización que se acentúa en materia económica, donde todos los países capitalistas están interconectados gracias a lo que se considera libre mercado. Una interconexión que en épocas de bonanza, beneficia a todos, pero por consiguiente, en momentos de “caída libre” también nos arrastra a todos.

El libro parte de un mercado estadounidense sin regulación, donde las instituciones encargadas de mantener a ralla los financieros no han hecho su trabajo de manera ética. Como las agencias de cualificación: ¿Cómo van a ser objetivas, dichas agencias, si se financian con el dinero de las empresas a las que tienen que puntuar? Un mercado estadounidense que intenta solucionar sus problemas con un exceso de liquidez para los bancos, que funcionan con unos tipos de interés bajos. Y por último, un país que tiene un gran déficit público. En el cual, las instituciones que lo gobiernan y gestionan, experimentan un balance negativo entre sus ingresos y gastos.

Pero tal y como se explica en la obra, todo este cultivo no hubiese estallado si el sistema inmobiliario estadounidense, basado en hipotecas tóxicas, no se hubiera derrumbado. Un fraude que se podría resumir en estas palabras: cuando una persona se suscribe a una hipoteca que está por encima de sus posibilidades, su banco le garantiza que tendrá muchos plazos para pagarla, entonces sucumbe y se suscribe. Entonces el banco, como no es un analfabeto de las finanzas, coloca a otros bancos del mundo, estas hipotecas empaquetadas y reempaquetadas como innovadores productos financieros. Con estas ventas reparten el riesgo de impago de las hipotecas iniciales vendidas a personas poco solventes. Pero llega un momento en el cual, dichas personas no pueden pagar sus casas y acaban colapsando el sistema inmobiliario. Creando un ciclo negativo de desplomes que ha llevado a que los diferentes bancos del mundo recelen de las buenas intenciones de sus compañeros de profesión. Pero si se busca responder quiénes han sido los culpables hay que mencionar, en primera instancia, los originadores de las hipotecas. Que creaban unos productos poco solventes y llenos de trampas; y que luego eran comprados por los bancos (responsables también de la crisis). Cuando los bancos compraban las exóticas hipotecas las revendían a inversores incautos que no tenían en cuenta el riesgo que traían consigo. Sin olvidarnos de las agencias de calificación que aprobaron demasiado a la ligera. O los responsables del sector financiero que se encegaron por la rapidez con que se generaba dinero con estos nuevos productos financieros. Y que además, de manera hipócrita culpan al gobierno de no haberles parado a tiempo. Los agentes anteriormente citados fomentaron la concesión de préstamos e incentivos para comprar casas, no se puede culpar a los compradores de ellas de ser responsables de la caída del sector inmobiliario. Como deja entrever Joseph E. Stiglitz,

El autor concluye que si queremos salir de todo lo que conlleva la crisis, no vale con aplicar leyes que saneen el sistema a corto plazo. La solución pasa por “restaurar el equilibrio entre los mercados y el Gobierno, abordad las desigualdades del sistema financiero global y exigir a los economistas mejores ideas (y menos ideología)”

Al recomendar Caída Libre de Joseph E. Stiglitz tengo que decir que no me ha gustado tanto como esperaba. Por varios motivos, el más determinante de éstos es mi poco “background” en temas de economía. Para una persona casi analfabeta este libro le parecerá poco práctico. A mi modo de ver, en este libro buscaba que se me descubrieran los motivos de la crisis de una manera más didáctica, lo que no significa que sea una publicación ardua y espesa de leer. Para nada. Pero sí que muy minuciosa y concisa. Por ejemplo, en el momento en que Stiglitz habla de las políticas que llevaron a cabo durante 2007 hasta 2009-2012, tanto G.W. Bush, como el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Otra apreciación mía, es que se centra demasiado, para mi  gusto, en analizar el foco de origen. Extraigo que Estados Unidos puede que sea el culpable de todo, pero como bien he mencionado al principio, la honda expansiva del derrumbamiento ha salpicado a todo el mundo. Con todo, hubiese preferido que hablara más de otros ejemplos. De cómo otros países del mundo han llevado y qué políticas han adoptado para salirse de la crisis, y por consiguiente qué parte de culpa han tenido ellos para agravar la situación. No obstante, considero que es un muy buen libro, y felicito al autor. Tantas veces, personas eruditas en sus temas no saben acercar al gran público cuestiones referentes a sus materias. Joseph E. Stiglitz emplea palabras llanas y cercanas para describir la situación, pero no cae en el error de no usar tecnicismos.

NÚRIA LÓPEZ PAREJO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s