2016… y tiro porque me toca

El 2016 es el año previsto por el Gobierno para la salida de la crisis española

El 2016 es el año previsto por el Gobierno para la salida de la crisis española

El retraso de la salida de la crisis económica asumida por el Gobierno de Mariano Rajoy no sorprende a nadie y afecta a todos. Después de una negociación con Bruselas, el plazo para reducir el déficit público hasta el 3% del PIB se alarga hasta 2 años, llevando consigo más subidas de impuestos, reformas y otra ola de recortes. Las políticas económicas y estructurales que está llevando a cabo el Gobierno del PP desdibujan la delgada línea entre lo necesario y lo surrealista. Los ciudadanos de a pie se desviven para sobrevivir en un marco referencial para el que no están preparados, y la clase dirigente se consume en el perpetuo estado del “aquí no pasa nada”.

El último anuncio del Ejecutivo se suma a un largo camino de justificaciones gubernamentales que están haciendo mella en la mentalidad de la sociedad. Después de un año y medio de incumplimientos –tomando como referencia el propio programa electoral del Partido Popular-, los ciudadanos españoles se muestran desesperados. La tasa de paro ya asciende al 27,16% de la población activa, llegando a una cifra superior  6.200.000 millones. La actual legislatura acumula más de 100.000 parados más con respecto al fin del mandato del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, con lo que el paro se prevé angustiosamente dilatado hasta mínimo las próximas elecciones generales. Para más inri, el presidente Rajoy ha afirmado sin tapujos que “se destruirán 1,3 millones de empleos en la legislatura”, y  manifiesta, intentando parecer convincente y esperanzador,  que el pronóstico del Gobierno para la salida de la crisis se fecha en el 2016.

Tales declaraciones sólo aportan más desconfianza social en las políticas aprobadas, más aún cuando parece que cada determinado plazo de tiempo la opinión política varía sus hipótesis. La predicción económica del Ejecutivo se asemeja a una tómbola de feria, a un juego de azar en el que se apuesta con el impulso en lugar de utilizar el cerebro. Las políticas se alejan del interés público y no satisfacen a una mayoría popular cada vez más cansada de soportar las pisadas del colectivo político. Primero los recortes y las subidas de impuestos (que evidentemente, como aquél que dice, no han hecho más que empezar). Después, la reforma laboral, que debía funcionar a largo plazo y después de más de 1 año nos deja las cifras que nos deja. Y ahora, el 2016, y tiro porque me toca, porque ya no saben que más decir.

Marta Gambín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s