El MWC trae una era que no va con Barcelona

1361555202_964554_1361733232_noticia_normal

Paradójicamente, Barcelona. Casualmente; Catalunya, España, qué más da. El Mobile World Congress (MWC) ha puesto la ciudad condal en el centro del foco mediático mundial durante la celebración del salón tecnológico más importante del planeta. Pese al impacto económico positivo que ha supuesto la congregación de más de 72.000 geeks entre los días 25 y 28 de febrero, el país, y en consecuencia la sociedad, no van a la misma velocidad que un Congreso que año tras año avanza sin esperar a nadie.

La gran aparición, la estrella de la presente edición del Mobile World Congress -además de los nuevos modelos de las principales casas de telefonía móvil- ha sido la precoz estandarización de la cuarta generación (4G) o Long Tern Evolution (LTE). Capaz de ofrecer velocidades de 100 megabytes por segundo e incluso superiores en cuanto a servicios de consumo de datos masivo (navegación y vídeo, usados en tablets y smartphones). Es el presente y futuro inmediato de la telefonía móvil, ya que será la velocidad que utilizarán los dispositivos celulares de ahora en adelante, dejando atrás la tercera generación (3 G).

España perderá de nuevo otro tren, que pese a tenerlo estacionado hasta hace unos días en la misma Fira de Gran Vía, se retrasará con al menos un año de demora. Hasta bien entrado 2014, la alta velocidad móvil no se podrá disfrutar en tierras ibéricas ya que el Gobierno no prevé implantar dicha tecnología hasta el 1 de enero de 2014, fecha en la que -en teoría- se entregarán las frecuencias por las que el 4G deberá operar.

Dilema económico

El problema es que España no va a ser capaz de cumplir con su compromiso de adelantar al próximo año el reparto de las frecuencias que desocuparon las televisiones analógicas, y por las que algunos operadores pagaron más de 1800 millones de euros.

Si bien el coste de tener una red LTE o 4G es muy elevado -en el Reino Unido los operadores pagaron 2340 millones de libras (2700 millones de euros) por el espacio radioeléctrico a través de subastas públicas- este sector proporciona la posibilidad de abrir nuevos mercados por todo el mundo, algo muy necesario en una coyuntura económica anestesiada que precisa de nuevos estímulos.

Incongruencias razonables

Aunque los medios de comunicación generalistas  vendan el argumento de que España está a la vanguardia tecnológica, alimentando sus razonamientos con datos como que nuestro país tiene la mayor proporción de smartphones entre los cuatro grandes, es un absurdo si se hacen comparativos reales. En materia de Internet, por ejemplo, las conexiones de banda ancha en los hogares españoles están por debajo de la media europea. Solo un 68% de la población tiene acceso a Internet, a diferencia de la media de la Unión Europea que asciende hasta el 76%.

Pero la desazón no se palpa tanto en la cantidad de población que no puede acceder a una conexión, sino en el precio por la que se adquiere y el pésimo servicio que se recibe, tanto en Internet como en telefonía móvil. Mientras que España cuenta con una velocidad media de 7,1 megas, Portugal registra una media de 16,35; Alemania de 15,33; Francia, de 12,19, y Reino Unido, de 12,42 megabits por segundo.

Pan para hoy, hambre para mañana

Mientras tanto, que  la población y los medios de comunicación se llenen la boca de bravuconadas elogiando la excelente labor que se hizo en la Fira de Gran Vía, donde pese a las excepcionales e indudables cifras positivas -aumento de visitas en un 8%-, el congress no deja de ser un espejismo en medio del desierto que representa la tecnología en España.

El tan afamado Mobile World Congress , aplaudido internacionalmente, no deja de ser en tierras nacionales carne de cañón para el sector terciario; el sector que levantará al país de la quiebra económica en la que se sumerge decididamente, dejando a un lado y para otros,  un sector tan decadente y malogrado como el tecnológico. Como último dato, el MWC estará en Barcelona como mínimo hasta 2018, pero si nada cambia, todo quedará en: pan para hoy, hambre para mañana.

 

Iván Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s